jueves, 18 de agosto de 2011

Salvador Allende Padre y la Limpieza Étnica de Tacna

Salvador Allende... Castro

Por Pedro Godoy Perrin.


Siempre el exmandatario se refiere a su abuelo paterno, Ramón Allende Padín, jefe de la Masonería y médico militar en la Guerra del Pacífico. Nunca se registran datos relacionados con su padre. En algún sitio encuentro noticias. Dejo constancia de ellas en mi obra «Socialismo del siglo XXI» (Santiago, 2004, pág. 76). Es cabecilla de la «limpieza étnica» en Tacna. Ello en víspera del prometido —y jamás efectuado— plebiscito. Todo en el contexto de «la chilenización compulsiva» del Norte Grande que —después del Tratado de Ancón— queda bajo ocupación militar.. En el texto «El dios cautivo», de Sergio González Miranda, que estudia el traumático proceso —equivalente a la Pacificación de la Araucanía, a las patéticas vendetas desatadas al derrumbarse Balmaceda y al ametrallamiento de obreros huelguistas— carece de datos atingentes a aquel personaje empeñado en la «desperuanización» apoyado en maleantes que se aglutinan en las «Ligas Patrióticas». No obstante, en Internet se informa que Salvador Allende Castro es abogado, notario y masón. Medito cómo logra compatibilizar tales roles con la furia contra peruanos residentes, sus hijos, familias y bienes.

En Wikipedia se expresa:

El 18 de julio de 1911, cerca de ochocientos jornaleros chilenos que trabajan en el ferrocarril Arica-La Paz, se encuentran en Tacna. Asaltan y destruyen en cuatro horas, los diarios peruanos «La Voz del Sur» y «El Tacora», luego entran al Club de la Unión que también destruyen. La familia Freyre acusa del hecho a Salvador Allende Castro.

Salvador Allende Castro, fue radical y masón que difundió un poema llamado «El Morro», utilizando las palabras del soneto «El Altar del Sacrificio», escrito por el poeta tacneño Federico Barreto desde el punto de vista peruano. Su hijo, el [futuro] presidente, estudia en el Liceo de Tacna desde 1910 hasta 1918, y realizó en 1924 su servicio militar en el regimiento Lanceros de Tacna.
Los datos que exigen revisión están en http://es.wikipedia.org/wiki/Chilenizaci%C3%B3n_de_Tacna,_Arica_y_Tarapac%C3%A1.

Esta información en nada malogra la figura de su hijo. Sin embargo, la asocio con el testimonio de Helvio Soto. En 1969 soporta la censura de su film «Caliche sangriento», formidable cinta integracionista comparable con «Amargo Mar» del boliviano Antonio Eguino.

Es 1969 y acude al entonces senador, candidato y posterior Presidente Allende. No encuentra apoyo ante la mutilación de escenas y diálogos (que se hace en tiempos del Presidente Frei). Incluso (se puede) citar frases del exmandatario Allende quien exalta la condición inmaculada del Ejército de Chile en aquella contienda bélica. El cineasta al parecer, entonces, es muy discreto respecto a tal decepción, pues bajo el régimen de la UP desempeña un alto cargo en la TV del Estado.

De todos modos es imposible evadirse de una reflexión sobre los traumas de nuestra Historia y la honda penetración de la cultura patriotera en todos los estratos.

Prof. Pedro Godoy P.
Centro de Estudios Chilenos CEDECH

cedechdirector@gmail.com
www.premionacvionaldeeducacion.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada